Los Desafíos de la Nueva Política Eléctrica

by in Destacado, Noticias 6 agosto, 2014
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

A este modelo que data del año 1982 cuando se promulgó la Ley General de Servicios Eléctricos, le conviene vivir en permanente crisis, capturar precios y maximizar sus utilidades, tal como lo han denunciado los propios empresarios mineros que acusan que las generadoras se apropian de parte de sus utilidades por el mal funcionamiento del mercado.

Uno de los temas que ha dominado la agenda pública y noticiosa de los últimos años ha sido el tema eléctrico y los desafíos que enfrenta, tanto para modernizar la gestión pública, como para resolver los problemas de altos precios, seguridad de suministro e impactos ambientales.

3

Al respecto hay que recordar que este gobierno no tenía contemplado en su programa cambios en la agenda eléctrica y se vio obligado a incorporarla producto de las masivas movilizaciones ciudadanas a partir de mayo del 2011. Si bien creó una comisión especial, sacó un documento de estrategia energético y cambió cinco veces ministros, los avances son prácticamente nulos y demuestran que quienes controlan este mercado de carácter oligopólico, han logrado su objetivo de que todo siga igual.

A este modelo que data del año 1982 cuando se promulgó la Ley General de Servicios Eléctricos, le conviene vivir en permanente crisis, capturar precios y maximizar sus utilidades, tal como lo han denunciado los propios empresarios mineros que acusan que las generadoras se apropian de parte de sus utilidades por el mal funcionamiento del mercado.

Un gran error que se ha cometido es la designación de las autoridades del sector, colocando a personas que vienen del sector regulado y pasan a ejercer la regulación, como es el caso del Ministro del ramo, que proviene de la empresa Copec y del Subsecretario que viene de la empresa AES-Gener. En el primer caso, uno de los dueños de la empresa declaró a la prensa que “no hay que agilizar el desarrollo de las energías renovables”, cuando se sabe que dichas energías reemplazan la generación diésel y es su empresa quien abastece a las térmicas con dicho combustible. Para el segundo caso, es sabido que esa empresa que utiliza mayoritariamente el carbón para la generación y se opuso a las normas de emisión para termoeléctricas, cuya promulgación demoró más de diez años, contribuyendo con ello a un impacto grave en la salud de la población aledaña a las centrales y a demonizar el carbón como fuente de energía, cosa que en los países desarrollados que cumplen las normativas no ocurre.

Este ceteris paribus sin duda favorece a mantener un mercado sin competencia, donde los pactos ocultos entre las empresas dominantes y su capacidad de lobby, son capaces de bloquear la entrada de nuevas empresas competidoras que hagan más eficiente el mercado, bajen los precios y eliminen las crisis que favorece al oligopolio. Esto quedó demostrado recientemente por el bloqueo político que sufrió la Enap para abrirse al ingreso de una importante empresa extranjera para que ingresara gas natural al terminal de Quintero, demostrando con ello como opera el modelo eléctrico chileno.

Muy sencillo, si ingresa menos gas natural de fuentes seguras, de costos razonables y con contratos a largo plazo, se cae en la necesidad de quemar más petróleo diésel, subiendo el costo marginal y el precio en el mercado spot. Una simple ecuación que eterniza el lucro desmedido del sector y la menor competitividad del país.

Mientras tanto el debate público se orienta a discutir la viabilidad de proyectos como HidroAysén, que ya todos sabemos que no tiene posibilidades de concretarse, pero sí de distraer la atención de la opinión pública y del mundo político para que todo siga igual.

Cambiar este paradigma, sin duda será el principal desafío de la política eléctrica de la Nueva Mayoría.

Fuente: El Dínamo http://www.eldinamo.cl/blog/los-desafios-de-la-nueva-politica-electrica/

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.