El necesario descanso del valle de Cochamó en invierno

FOTO RELATO por Valentina Thenoux

Un sendero silencioso y sin huellas, de árboles caídos, nuevas vertientes estacionales, musgos de verde intenso y nieve en las cimas de los granitos. La naturaleza del valle de Cochamó dormita y descansa del ajetreo del verano, una pausa necesaria que no se debe interrumpir.

El invierno en la montaña no es fácil y muy bien lo sabe la gente que habita en ellas. El tiempo es impredecible y en esta época las intensas lluvias y heladas no dan tregua ni a las personas ni a la vida salvaje.

Pero es gracias a esta hermosa pero inclemente estación que el valle de cochamó puede descansar del verano y sus miles de visitantes. 

Durante el invierno al haber menos calor y luz muchas plantas ralentizan su crecimiento, algunas aves migran hacia el norte, otros animales hibernan y las personas permanecen durante más tiempo abrigadas dentro sus casas.

Rayadito

AGUA Y NIEVE

La nieve, y sobre todo el deshielo, es vital para reponer los ríos, lagos y las aguas subterráneas locales, las cuales serán de suma importancia durante los meses más secos.

Durante el invierno y la primavera las montañas nos muestran nuevos afluentes estacionales que llenan de caídas de agua las escarpadas laderas de bosque de la cuenca y terminado su corta historia en el río de Cochamó.

EL BOSQUE

Dentro del bosque de coigues centenarios, tepas, tíneos y ulmos los troncos y suelos se ven cubiertos por musgos de un verde más intenso de lo habitual, esto debido a la alta cantidad de humedad que trajo consigo la última tormenta.

Pero también estas lluvias y fuertes vientos se llevaron consigo a los árboles más débiles obstruyendo el sendero y creando nuevos micromundos en el suelo y el sotobosque.

Mientras los otros árboles más vigorosos aprovecharon de expandirse e impedir el paso a futuros aventureros.

LA JUNTA Y SUS GRANITOS

Luego de caminar los 13 kilómetros sendero arriba llegamos a la Junta, zona de pampas, bosque renovales y la primera gran vista a las gigantes e icónicas paredes de granito. Ahora, todas sus cumbres cubiertas por la última nevada.

Cerro la Junta

Cerro Arcoiris

Cerro Trinidad

EL DESCANSO

El invierno es la época más fría y oscura del año. En la naturaleza, es el momento de descansar, conservar, restaurar y reponer energía en preparación para la nueva vida y el crecimiento en primavera. Las plantas y los animales lo saben, pero las personas con nuestro estilo de vida más urbano, a veces lo olvidamos.

Con este relato del Valle de Cochamó invernal aprovechamos de hacer un llamado a no visitar este lugar en invierno por los riesgos de accidentes, la falta de servicios y atención, el estado de sus senderos, y sobre todo, para respetar la naturaleza de manera consciente con sus ritmos y limitaciones.

Comparte esta publicación